miércoles, 16 de diciembre de 2009

CONTRA LOS CRORIZOS DE LA SGAE

¿Te imaginas que cada vez que entres en un edificio le tengas que pagar al arquitecto que lo diseñó?. ¿O que cada vez que pases un puente tengas que pagar a la familia del ingeniero que lo calculó?. ¿O cada vez que montes en avión al ingeniero que lo diseño? ¿Y qué me cuentas del médico que salva la vida a un enfermo? ¿Le tendría que pagar el afortunado sanado un euro al día al doctor por cada nuevo sol que ve salir por haberle curado? Todos hacemos nuestro trabajo y no pretendemos que el ya realizado nos lo paguen, mes a mes, hasta la muerte. Pero nuestros artistas parece ser que son especiales... La SGAE, y compañeros..., (entre ellos Ramoncín, Ana Belén, Fernando Arbex...) pretenden hacer rentable haber creado canciones en España, y a los datos nos remitimos... El nuevo canon que se nos prepara es abusivo e injusto ... , y aquí van unos ejemplos:
- 1 ordenador con 160gb de disco duro (22 € de canon)
- 1 regrabadora de dvd's de ordenador (16,67 € de canon)
- 1 impresora multifunción (10 € de canon)
- 1 cámara de fotos con memoria para 200 fotos (9 € de canon)
- 1 reproductor de dvd de salón (6,61 € de canon)
- 1 Equipo de música de salón (0,60 € de canon)
Y atención ...:
- 1 línea adsl 1 MB (35 € de canon anuales)
- 200 cd's vírgenes para grabar diversos datos (50 € de canon)
- 100 dvd's vírgenes para grabar diversos datos (140 € de canon)
En definitiva, que cualquier familia española con un ordenador pagará unos 303 EUR de canon al año . Antes no se sabíamos que era lo del canon, pero ahora nos vamos a enterar de sobra. Señores esto no es para paliar los datos de la piratería. Que expliquen qué van a hacer con este dinero. Lo más increíble es que pagarás oigas música o no. Si una empresa compra 10 ordenadores para un departamento comercial, Ramoncín hace caja aunque no hayas oído en tu vida una nota de su casposo producto denominado por algunos música. Lo mismo le pasará al hospital comarcal, al colegio de turno o al ayuntamiento de tu pueblo. ¿Se trata acaso de mantener su incompetencia artística de forma vitalicia, mientras no son capaces ni de hacer un directo en condiciones, con canciones que llevan más de 20 años interpretando (las mismas), mientras hacen play back en la tele en especiales pagados por la televisión pública (como Miguel Bose) desplazando a los nuevos creadores, con más talento y ganas de trabajar?. Si este dinero fuese dirigido a la creación de escuelas, museos, o cualquier otro destino realmente a favor del mantenimiento y promoción del arte, se podría comprender. Pero no, el dinero que recauden es para los inscritos en la lista de los guays, y el reparto se hará por número de ventas. Es decir, de nuevo recaudará mas el que más venda , esto es, el que más tenga.

domingo, 13 de diciembre de 2009

La gran mentira de un mundo sostenible...

Desde hace un tiempo, y especialmente esta última semana con motivo de la cumbre celebrada en Copenhague, se nos ha querido hacer ver la urgencia de hacer un mundo sostenible y el interés de los paises en ello. El debate sobre premisas falsas, e inexistentes propósitos de cambio, provocan que las conclusiones a las que se llegan también sean erróneas, más bien, diría ya, falsas y malvadas.
Cuando hay un interés real en cambiar algo, considero que se deben poner encima de la mesa el análisis crítico de la situación y a partir de ese análisis, que también debe ser veraz, construir la base para llegar a un cambio real y duradero.
El análisis es claro: una pequeña parte del mundo vive con el estómago lleno, con todos los recursos (muchas veces expoliados a los paises subdesarrollados), y los otros 3/4 del planeta se muere de hambre. ¿Cuál es la sostenibilidad del planeta? Que nadie pase hambre, que no se tenga esa desigualdad tan cruel y evidente. ¿La solución? No quiero ser simplista, no es tan fácil encontrar una solución, pero también es evidente que no hay necesidad de encontrarla. Simplemente un dato: Si cada país desarrollado reduce el 5,7% en gastos de armamento, el problema del hambre estaría solucionado y la distribución de los alimentos podría ser más equitativa y justa. Esto es sostenibilidad, lo otro es injusticia e hipocresía.

martes, 1 de diciembre de 2009

No son más chulos porque no entrenan...

El madridismo sale a escena y un servidor llega a la conclusión de que no son mas chulos porque no se entrenan.Los ‘merengones’ de la Capital no tienen arreglo. Ya no saben que vender para desviar la atención de la derrota sufrida en el Camp Nou. Osan llamar tramposos al Barça porque ciertos energúmenos intentaron cegar con cañones láser de color verde el rostro de los jugadores, aseguran que el clásico acabó con “Sabor a victoria”, dando a entender que el Madrid salió reforzado del estadio barcelonista por la buena imagen mostrada y, para tocar más las narices, ponen en boca de Florentino Pérez que: “¿250 kilos la cláusula de Messi? Eso no es nada”.No me negarán que tienen más cara que espalda o que un saco de perras, aunque prefiero creer que son unos cachondos de toma y daca. La realidad, es que el mejor Madrid de lo que va de temporada no se llevó ni un punto del Camp Nou por su ineptitud a la hora de tirar la pelota entre los tres palos o más bien por el acierto de Víctor Valdés y el buen ‘quehacer’ del matagigantes Puyol. En la primera parte, el equipo de Pellegrini tuvo a huevo la oportunidad de adelantarse en el marcador y en la segunda, tampoco supieron aprovechar la superioridad numérica tras la expulsión del azulgrana Busquets.Hasta osan acusar al árbitro de escamotear un penalty de Piqué a Cristiano Ronaldo. No tienen arreglo. Están obsesionados con el ‘Villarato’ o el ‘Séptimo de Caballería’, en clara alusión a las ayudas que recibe el Barça de los árbitros. Si la envidia fuese tiña...

jueves, 19 de noviembre de 2009

UN LIBRO TAN POLÉMICO COMO INTERESANTE...



Quiero exponeros el contexto general de un libro importante sobre el 11-M, que salió al mercado coincidiendo con el quinto aniversario de la masacre, pero que pude leer hace poco. Se trata de "La cuarta trama", escrito por José María de Pablo, que actuó como abogado de la acusación particular en el juicio por los atentados de Madrid, representando a más de un centenar de personas pertenecientes a la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M.






Resulta de agradecer la publicación de esta obra, sobre todo porque parte de un enfoque novedoso y muy interesante. José María de Pablo ha tomado, para la confección del libro, toda la documentación oficial recopilada durante el juicio y la instrucción de la causa y, prescindiendo de otras informaciones publicadas por los medios de comunicación (y que podrían, por tanto, estar sujetas a debate), va analizando con el lector todas esas "verdades oficiales".Es decir: todo lo que en el libro se cuenta está respaldado documentalmente por los informes policiales, por las declaraciones de los testigos ante el juez Del Olmo o en el juicio y por los análisis periciales emitidos durante la instrucción de la causa. Además, el autor ha hecho un impresionante esfuerzo de documentación, indicando en notas a pie de página los documentos y testimonios en que apoya cada una de las afirmaciones que va realizando. Nadie puede acusarle, por tanto, de no ceñirse escrupulosamente a lo que la propia Justicia ha dado por sentado. Como tampoco nadie puede echarle en cara que haya prestado oídos a ninguna supuesta "teoría de la conspiración", porque cada dato del libro está extraído de la propia documentación oficial.






Si acaso puede hacerse alguna crítica al libro es precisamente la contraria: que de Pablo acepta muchos aspectos de la versión oficial del 11-M como hechos demostrados, cuando las investigaciones periodísticas han puesto de manifiesto la falsedad de muchas de esas "verdades judiciales".Pero precisamente por eso resulta recomendable el libro, porque con esos mimbres, es decir, con la documentación que establece la "verdad judicial" del caso, de Pablo construye el relato de los hechos y va creando en el lector, ineludiblemente, una sensación cada vez más inquietante. Porque la conclusión inevitable de la lectura del libro es que detrás de los "culpables oficiales", detrás de la supuesta mano de obra de la masacre, detrás de los tres grupos de acusados que la versión oficial identifica, forzosamente tendría que existir otra trama aún no identificada, que sería la que habría movido los hilos de esas marionetas que son los implicados que hasta ahora conocemos.






En otras palabras: que aunque creyéramos de principio a fin todo lo que nos han contado oficialmente sobre el 11-M, los propios datos oficiales demuestran que existen unos autores intelectuales que aún no han sido identificados; que existen otros participantes en la logística del atentado cuyos nombres aún no sabemos y que existen otros implicados, encargados de manipular las investigaciones, que aún no han sido procesados.Es a ese conjunto de responsables aún desconocidos a lo que de Pablo se refiere al hablar de una "cuarta trama". El autor deja constancia, a este respecto, de las distintas hipótesis existentes en cuanto a la identidad de esa cuarta trama: ETA, las cloacas del Estado, servicios de información extranjeros..., pero evita decantarse por una u otra hipótesis, dejando que el lector elija la solución que prefiera. Aunque recalca, eso sí, el inquietante hecho de que los intentos constatados de manipular las investigaciones forzosamente requieren de la existencia de complicidades en nuestros propios servicios de información.






En resumen: se trata de un libro muy recomendable sobre los atentados de Madrid. Especialmente para aquéllos que deseen tener una panorámica general de lo que hasta ahora constituye la verdad judicial del 11-M, o que quieran refrescarse la memoria con los detalles relativos a las pruebas principales del caso, a los principales grupos de implicados y a los episodios más significativos que componen el relato de los hechos.






Ojo a este libro y ojo también si se despejan las "X" porque será entonces cuando tengamos montado el mayor escándalo de la historia de este país.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

El asqueroso juego del chismorreo

Seguro que todos los que estamos leyendo esta opinión hemos sido fruto, o por el contrario, en algunas ocasiones, hemos sido causantes, de comentarios sin fundamento que alimentan un rumor, una supesta noticia, o simplemente "algo que hemos oido que han dicho".
Traigo a colación este tema, ya que hace unos días recibí la noticia de que un amigo mío estaba encarcelado, y repito, ESTABA ENCARCELADO(afirmación) por un delito, repito, UN DELITO (no un supuesto delilto) de tráfico de drogas utilizando para ello a niños que traían esa droga de Brasil. Ante tan burda patraña, tan magna mentira, me dirijo a mi amigo comentándole la noticia. Se lamenta de dicha información y me pregunta de dónde ha salido. Me llama de Brasil para desmentirlo y para llorar por esa injusticia. Mi amigo está trabajando en el Barrio más pobre de Sao Paulo, pasando hambre y viviendo con los más pobres entre los pobres.
No puedo ni imaginarme cómo la gente, muchas veces de misa diaria, pueden llegar a inventarse estas historias, para dar que hablar, para reirse un poco o simplemente para hacer daño, mucho daño, deporte nacional en muchas ocasiones, gestado por la envidia y el amargamiento en el que se han instalado algunos/as.
Por mi amigo, y por los que como mi amigo, yo incluido, nos hemos sentido difamados en algunas ocasiones, reivindico el regalo de la discrección y del respeto entre unos y otros.

lunes, 19 de octubre de 2009

Bienaventuranzas de los abuelos


Bienaventurados...

Aquellos que comprenden mi paso vacilante y mi temblorosa mano;...
quienes tienen en cuenta el esfuerzo de mis oídos para captar lo que ellos hablan;...
los que descubren que mis ojos están ya muy nublados y que mis reacciones son lentas;...
cuantos desvíen su mirada con disimulo al ver que he derramado la taza de café sobre la mesa;...
los que, sonriendo, me conceden un rato para charlar cosas sin importancia;...
aquellos que nunca dicen: ¡Ya ha contado usted eso dos veces!...
los que saben arreglarse para traer a la conversación cosas pasadas;...
cuantos me hacen comprender que soy amado y que no estoy abandonado ni solo;...
los que comprenden lo que me cuesta encontrar fuerzas para llevar mi cruz;...
los que me facilitan el paso final hacia la Patria con amabilidad y buenas formas.

domingo, 18 de octubre de 2009

“Película Ágora, de Amenabar”


Artículo de Jesús Trillo Figueroa, abogado del estado/ http://www.larazón.es/ /
martes 6 de octubre de 2009



El cine es un maravilloso medio para contar la Historia, pero tiene sus limitaciones: a veces, las ambiciones excesivas pasan factura. Los realizadores de «El Código da Vinci» pretendieron convertir a Magdalena en diosa y se pasaron. Amenabar pretende, nada más y nada menos, contar una historia a partir de la cual «el mundo cambió para siempre». Y se ha vuelto a pasar cuatro pueblos más. La película tiene tantos mensajes ideológicos que es imposible meterlos en dos horas y, al mismo tiempo, mantener un ritmo entretenido, interesante y espectacular.

El cine requiere medir las secuencias, los silencios, los tránsitos y, sobre todo, un guión que mantenga la atención del espectador. Es una pena, porque la película contaba con todos los mimbres: un gran director, una generosa producción, una preciosa actriz, un maravilloso decorado y una perfecta ambientación. Pero lo que pretenden es inyectar en una pastilla los siguientes mensajes: primero, que las religiones generan odio y violencia. Segundo, que el cristianismo es la más talibán de todas y la que empezó.

Tercero, que existen dos mundos, por una parte, el de la filosofía y la ciencia, contrapuesto e incompatible con el de la religión. Cuarto, que el cristianismo al principio fue misericordioso, pero la jerarquía eclesiástica y la Iglesia son por definición intolerantes y fundamentalistas. Y, sobre todo, hay dos mensajes más que son especialmente queridos por la película y por toda la explosión de libros y propaganda que estos días se vienen haciendo: el cristianismo es la causa de la caída del Imperio Romano y de la desaparición de la sabiduría grecolatina. Además, es el culpable de la subordinación y dominación de la mujer por parte del hombre. En fin, Alejandría e Hipatia son el símbolo de una civilización grecorromana basada en la filosofía, la ciencia y la libertad, hasta que llegó el cristianismo y comenzó la oscura Edad Media.

Demasiado para una sola película. Y la cosa continúa porque, según declara el director, «es increíble cómo se parece a la situación actual».

¿Es casualidad que desde julio hasta el estreno de la película se hayan publicado más de cuatro biografías sobre Hipatia, paradigma de las cuales es la de Celia Martínez Maza, financiada por la Dirección General de Ciencia y Tecnología? Más de 10 novelas, ejemplo de las cuales es la escrita por el hermano de Carmen Calvo, ex ministra de Cultura, además de multitud de estudios de historia sobre la época. Y todo ello con el mismo mensaje. Que todo salga al mismo tiempo no puede ser casualidad. Una vez más, nos encontramos con un ataque ideológico perfectamente orquestado, del cual, por cierto, Amenabar suele ser pistoletazo de salida, como lo fue en el caso de «Mar adentro» con la eutanasia.

Ahora la cosa va directamente contra la religión y particularmente contra el cristianismo. Lo malo de la trama que cuenta la película es que es mentira desde el principio hasta el final. Forma parte de la estrategia de reescribir la Historia a la que es tan aficionada nuestra izquierda. Hipatia no fue asesinada siendo una joven tan hermosa como Rachel Weisz, de 38 años, sino que murió en el año 415 y tenía 61. No fue famosa por sus dotes de astronomía por más que en la película se empeñen terca y cansadamente, atribuyéndole haberse adelantado a Kepler más de mil años; sino porque era una «divina filósofa» platónica, en palabras del obispo cristiano Sinesio de Cirene –única fuente coetánea que se conserva sobre ella–, a la que llama en sus cartas «madre, hermana, maestra, benefactora mía». El citado obispo, a quien en la película se le hace traidor y cómplice en el asesinato de la filósofa, murió dos años antes que ella, así que es imposible que tuviera nada que ver con su muerte. Ella fue virgen hasta el final, pero no vivió la castidad como ha dicho la protagonista, que se ha declarado feminista radical, «para ser igual que un hombre y poder ejercer una profesión con plena dedicación». Lo hizo porque, coherente con su filosofía, ejercía la Sofrosine, es decir el dominio de uno mismo a través de las virtudes entendidas como el control de los instintos y las pasiones.

Hipatia nunca fue directora de la Biblioteca de Alejandría, ni ésta fue destruida por los talibanes cristianos. La biblioteca fue incendiada por Julio César, saqueada junto con el resto de la ciudad por Aureliano en el año 273, y rematada por Diocleciano en 297. Es verdad que en el año 391 fue destruido lo que quedaba del templo del Serapeo después de la destrucción por los judíos en tiempos de Trajano, y también el repaso que le pegó Diocleciano, quien, para conmemorar la hazaña, puso allí su gran columna, razón por la cual los cristianos lo destruyeron, ya que él era el símbolo de las persecuciones que sufrieron durante trescientos años. Pero lo que allí quedaba de la biblioteca era tanto como lo que restaba en otros sitios. El paganismo siguió existiendo en Alejandría hasta que llegaron los árabes. Y el neoplatonismo siguió floreciendo, hasta que lo recuperó el renacimiento cristiano. Por cierto, que yo sepa, su más brillante exponente se llamaba San Agustín, coetáneo de Hipatia.